Elecciones presidenciales argentinas de 2011

El 23 de octubre de 2011 se celebraron elecciones presidenciales y legislativas en Argentina, en las que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner revalidó su mandato consiguiendo un resultado histórico, el mejor obtenido por cualquier candidato desde el restablecimiento de la democracia. Para ser reelegida en primera vuelta, Fernández de Kirchner necesitaba superar el 45% de los sufragios en la primera vuelta, o el 40% con una diferencia de al menos el 10% sobre el segundo. Finalmente superó el 50%, porcentaje que ya había rebasado en las Primarias de agosto, consiguiendo un triunfo cuya amplitud sólo es comparable al de Juan Domingo Perón en las elecciones de 1973, cuando consiguió el 61,85% de los votos frente al 24,42% del candidato de la Unión Cívica Radical, Ricardo Balbín.

Néstor Kirchner, ending his presidential manda...

Cristina Fernández de Kirchner asumió la presidencia tras las elecciones del 28 de octubre de 2007, que ganó con el 45,29% de los votos, sucediendo a su marido Néstor Kirchner. La primera parte se su mandato estuvo marcada por los efectos de la crisis económica mundial que comenzó en 2008 en Estados Unidos.  Ese año los precios de las materias primas, especialmente el petróleo y los alimentos, habían subido hasta el punto que amenazaban con crear serios daños en la economía global. En Argentina, la subida exponencial del precio de los granos llevó al gobierno a aumentar las retenciones en las exportaciones de soja y girasol, cultivos que habían experimentado un auge extraordinario, paralelo al incremento de los precios en los mercados internacionales. En oposición a la medida, las patronales agrícolas empezaron una campaña de cierres parciales y bloqueos de rutas, agravada más tarde por el paro decretado por los empresarios del transporte, que creó problemas en el abastecimiento de las ciudades y un alza del precio de productos básicos. El “conflicto del campo” se politizó, con graves acusaciones cruzadas entre los partidarios y los detractores de los “ruralistas” y manifestaciones por todo el país, en ocasiones acompañadas de “escraches” y algunos episodios de violencia. Las negociaciones para poner fin al conflicto se estancaron durante meses, creando una crisis política e institucional. El 17 de julio de 2008 se produjo una importante votación en el Senado; el proyecto de ley sobre retenciones tuvo 36 votos a favor y 36 en contra.  El Vicepresidente, el ex-gobernador de Mendoza Julio César Cobos, desempató votando en contra. Las retenciones fueron derogadas por un decreto publicado el día siguiente A partir de aquí, las relaciones entre Cobos -que era el exponente de una corriente de la UCR llamada ‘radicales K’ por su apoyo a los Kirchner- y la  Presidenta se rompieron definitivamente. Cobos siguió en su puesto hasta 2011, sustituyendo a Fernández de Kirchner cuando ésta viajaba al extranjero y a veces tomando medidas contrarias a la línea política del Ejecutivo.

Las Elecciones Legislativas de 2009, en las que el oficialismo fue batido en varios frentes y perdió la mayoría parlamentaria, pusieron de manifiesto los problemas de popularidad que tenía el gobierno. A la tensión que crearon los conflictos del campo el año anterior, se le unían la inflación (a partir de 2007 el gobierno ha mantenido una pugna con el FMI por los índices de precios al consumo;  consultores privados estiman una inflación anual por encima del 25%, más del doble de lo que proclaman los índices oficiales), la sensación de que no se avanzaba en temas importantes como la educación y el acceso a la salud, además de la endémica corrupción y la percepción negativa que tenía por entonces la opinión pública sobre el modo de gobernar de los Kirchner, más relacionada con las formas que con el fondo de las políticas.  Los estudios de opinión sugerían que se esperaba del gobierno mayor disposición para el diálogo y el consenso, pero la opinión mayoritaria favorecía la intervención del Estado en la economía, no sólo como proveedor de bienestar sino también directamente en el sector productivo, por lo que el ‘modelo’ no se cuestionaba. El descenso de la popularidad de la Presidenta fue más acusado entre las clases medias y altas; algunos la consideraban por aquel entonces un cadáver político.

Entre las razones de la recuperación de Cristina Fernández de Kirchner en la segunda mitad de su mandato figura en primer lugar el despegue económico. Argentina creció un 8% en 2010 y un 9% el año siguiente gracias a la demanda china de materias primas, por que se pudieron dedicar importantes partidas presupuestarias a obras públicas y programas sociales. Se creó la Asignación Universal por Hijo (AUH) -un subsidio de unos 90 dólares al mes a familias con bajos ingresos, aparejado a la inclusión de 3,5 millones de niños en la Seguridad Social y que contribuyó a rebajar considerablemente los niveles de pobreza- y se aumentó la inversión en Educación -entre 2003 y 2010 se construyeron más de mil escuelas-. El paro descendió (7,3% hacia el final del mandato frente al 21,5% de 2002) y el consumo creció de forma espectacular (los supermercados aumentaron sus ventas un 60% entre 2009 y 2011; los centros comerciales un 45%; los créditos para el consumo un 43%). El ‘modelo K’ ganó adeptos allende las fronteras; el economista Joseph Stiglitz alababa el dinamismo de la economía argentina, aunque advertía del riesgo que suponía su dependencia de las exportaciones de granos, especialmente la soja y sus variedades transgénicas -a lo que cabría añadir el grave impacto ecológico de las enormes extensiones dedicadas al monocultivo-. Los críticos del gobierno comparaban el entusiasmo de algunos observadores extranjeros con la ilusión óptica que experimentan los viajeros extraviados en el desierto, que creen ver lagos de aguas cristalinas en el horizonte. El crecimiento desbocó la inflación, que el ex presidente justicialista Eduardo Duhalde consideraba que los Kirchner habían incorporado a su estrategia económica.

Otros acontecimientos importantes de la segunda mitad del mandato de Fernández de Kirchner fueron los juicios a los torturadores de la ESMA y el reconocimiento del matrimonio igualitario. En diciembre de 2009 comenzó el proceso a 19 ex marinos de la Academia Mecánica de la Armada (ESMA), en cuyas instalaciones se cometieron crímenes y torturas atroces durante la dictadura militar. Entre ellos estaba Alfredo Astiz, quien hacia 1995 vivía con total impunidad en la localidad turística de San Carlos de Bariloche, en el sur del país, donde fue agredido por un guardabosque que lo reconoció en la calle. Este incidente era una muestra de la indignación que provocaban las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida -derogadas por Néstor Kirchner en 2003- o los indultos decretados por Carlos Menem. Los juicios se iniciaron en diciembre de 2009 y concluyeron en octubre de 2011, muy poco después de las elecciones, con condenas de reclusión perpetua para Astiz y otros reos. Los Kirchner siempre apoyaron a las madres y abuelas de los desaparecidos; las Madres de Plaza de Mayo se cuentan entre los mayores partidarios de la pareja presidencial. El 15 de julio de 2010 se aprobó en el Parlamento una reforma del Código Civil que reconocía el derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio. En la votación del proyecto de ley-una iniciativa de dos diputados del centro izquierda, uno del PS y una de ARI– los grupos parlamentarios dejaron libertad de voto. Los partidos de izquierda votaron unánimemente a favor y el ¨”Sí” fue mayoritario entre los diputados de CC-ARI y el FPV, mientras que los miembros de UCR, PRO y el Peronismo Federal se inclinaron en un mayor número por el “No”. En octubre de 2010 murió Néstor Kirchner en Calafate (Santa Cruz), debido a sus problemas cardiacos. El deceso coincidió con el día festivo declarado para facilitar la realización del censo poblacional. Se decretaron tres días de duelo nacional y cientos de miles de ciudadanos se congregaron en la Plaza de Mayo durante el velatorio.

Se puede añadir que, en contraste con la primera mitad de su mandato, Fernández de Kirchner mostró más cintura política, evitando confrontaciones directas que no podía ganar (crisis del 2008). CFdK llevó en todo este periodo la iniciativa política frente una oposición muy débil debido a sus disputas internas, que causaron pronto la ruptura de las alianzas establecidas de cara a las Legislativas de 2009. Además, la Unión Cívica Radical -la alternativa tradicional al Partido Justicialista– tuvo la desgracia de gestionar dos crisis de proporciones catastróficas – la hiperinflación en 1989 y la crisis del Corralito en 2001- y había perdido la confianza de gran parte del electorado, que percibía al PJ como la única fuerza capacitada para gobernar. El hueco que ha dejado la UCR no ha sido cubierto por ninguna fuerza política hasta la fecha.

Desenlace

El resultado de estas elecciones, combinado con el de las Legislativas, supuso una fuerte concentración de poder en manos de la presidenta -quien esta vez se presentaba “en solitario” tras la muerte de Néstor Kirchner, el 27 de octubre de 2010-y del oficialista Frente Para la Victoria, frente a una oposición que se presentaba atomizada, rotas las dos coaliciones que habían concurrido en las elecciones legislativas de 2009, la del peronismo disidente con Propuesta Republicana (el partido del Jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri) y la del centro-izquierda, el Acuerdo Cívico y Social.

Las elecciones primarias (PASO) de agosto, que habían funcionado como una especie de macro-encuesta donde se consultaba a todo el censo, dejaron poco margen de incertidumbre con respecto al resultado electoral. Sin esperanzas de forzar siquiera una segunda vuelta, los objetivos de los opositores al kirchnerismo estaban enfocados en tratar de evitar (sin éxito) una mayoría del oficialismo en las cámaras legislativas. Por otra parte, los distintos candidatos del campo opositor competían entre sí -con la vista puesta en 2015- por la primacía en el centro-izquierda (Hermes Binner frente a Ricardo Alfonsín) y en el peronismo disidente (Alberto Rodríguez Saá frente a Eduardo Duhalde). En el campo del peronismo oficialista y en relación con la batalla por la sucesión, también eran importantes las elecciones a Gobernador de la provincia de Buenos Aires (ver mapa en esta entrada), donde Daniel Scioli se postulaba para la reelección. Ciertos sectores del oficialismo que detestaban a Scioli por “conservador” -existe una larvada rivalidad y antipatía éste y la presidenta-, apoyaban a  Martín Sabbatella, un candidato rival más izquierdista y aliado a nivel nacional de Fernández de Kirchner.  

Resultados

Cristina Fernández de Kirchner / Amado Boudou (FPV) 54,11%
Hermes Binner / Norma Morandini (FAP) 16,81%
Ricardo Alfonsín / Javier González Fraga (UDESO) 11,14%
Alberto Rodríguez Saá / José María “Tati” Vernet (Compromiso Federal) 7,96%
Eduardo Duhalde / Mario Das Neves (Frente Popular) 5,86%
Jorge Altamira / Christian Castillo (FIT2,3%
Elisa Carrió / Adrián Pérez (CC-ARI) 1,82%

Argentina 2011

Resultados por sección electoral

En el mapa, fórmula presidencial con más votos por departamento, partido (provincia de Buenos Aires) o comuna (Capital Federal). Los departamentos de Rosario (Santa Fe) y Paraná (Entre Ríos) están divididos en varias secciones electorales, pero en este mapa aparece el resultado del conjunto de ellos. Como se puede comprobar, Cristina Fernández de Kirchner fue la candidata más votada en una inmensa mayoría de las secciones electorales, con porcentajes superiores al 90% en algunas secciones de Santiago del Esteroy Formosa. Hermes Binner, el candidato del Frente Amplio Progresista (FAP) venció en 10 secciones electorales, incluyendo cuatro comunas de la ciudad de Buenos Airesy el departamento de Rosario (42,72%). En este último departamento el candidato socialista se impuso con casi el 59% en la sección que incluye la ciudad propiamente dicha, mientras que en las correspondientes a los barrios exteriores y a la zona rural del departamento la candidata del Frente Para la Victoria (FPV) obtuvo más votos que la fórmula del FAP. En la ciudad de Paraná, Binner superó el 30% de los votos, porcentaje que bajó en la sección rural del departamento. En las ciudades de Buenos Aires y Córdoba  la fórmula del FAP superó el 25%; en Mendoza, superó el 20% en el departamento de la Capital, pero sus registros fueron bastante más discretos en los restantes departamentos de la aglomeración. Alberto Rodríguez Saá (Compromiso Federal) fue el candidato más votado en todas las secciones de la provincia de San Luis, mientras que el ex presidente Eduardo Duhalde (Frente Popular) venció en dos secciones poco pobladas de la provincia patagónica del Chubut y en la correspondiente a la Antártida Argentina, donde hubo menos de 200 votos emitidos. Finalmente, la fórmula de la Unión para el Desarrollo Social (UDESO), con Ricardo Alfonsín, fue segunda en un gran número de secciones -en la mayoría de los casos a gran distancia de la vencedora- sin lograr imponerse en ninguna.
Resultados por distrito electoral (provincias y capital federal)
Distrito
Fernández de Kirchner
Binner
Alfonsín
Rodríguez Saá
Duhalde
Altamira
Carrió
Buenos Aires
56,43%
14,93%
9,69%
7,33%
7,14%
2,74%
1,74%
Capital Federal
35,11%
27,81%
9,45%
9,84%
10,24%
3,25%
4,30%
Catamarca
69,79%
5,14%
17,92%
1,75%
2,68%
1,52%
1,20%
Córdoba
37,29%
23,39%
18,00%
12,27%
4,59%
2,85%
1,60%
Corrientes
68,04%
7,20%
12,90%
4,04%
4,62%
0,85%
2,36%
Chaco
65,24%
7,18%
17,70%
3,01%
4,15%
0,78%
1,94%
Chubut
59,82%
7,69%
9,64%
3,04%
16,43%
1,87%
1,52%
Entre Ríos
54,63%
20,42%
14,46%
4,07%
4,37%
1,04%
1,01%
Formosa
79,27%
2,59%
14,66%
0,83%
1,82%
0,43%
0,41%
Jujuy
64,43%
8,07%
18,84%
3,59%
1,94%
1,99%
1,14%
La Pampa
58,27%
13,59%
13,31%
8,53%
3,81%
1,23%
1,24%
La Rioja
51,28%
6,01%
17,44%
20,84%
2,03%
1,49%
0,91%
Mendoza
51,12%
12,24%
11,02%
20,36%
1,66%
1,52%
2,09%
Misiones
67,08%
5,70%
13,73%
3,09%
8,08%
1,01%
1,30%
Neuquén
61,13%
14,34%
9,29%
6,41%
3,61%
3,24%
1,98%
Río Negro
68,07%
12,02%
9,28%
4,00%
2,95%
2,04%
1,64%
Salta
64,55%
8,31%
14,59%
3,26%
4,16%
3,63%
1,51%
San Juan
65,41%
6,22%
7,13%
17,07%
2,21%
1,07%
0,89%
San Luis
31,43%
5,11%
9,09%
51,50%
0,98%
1,00%
0,89%
Santa Cruz
74,87%
7,34%
11,86%
1,27%
1,50%
1,71%
1,44%
Santa Fe
41,96%
39,10%
5,71%
4,80%
5,05%
1,72%
1,67%
Santiago del Estero
82,11%
4,11%
7,08%
1,66%
3,32%
1,07%
0,66%
Tucumán
65,19%
10,84%
13,31%
4,88%
2,91%
1,92%
0,96%
Tierra del Fuego
68,43%
10,26%
8,64%
5,69%
3,54%
1,93%
1,50%

Advertisements
This entry was posted in Argentina and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s